OCDE reduce previsiones de crecimiento, entienda a fondo

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha reducido drásticamente en sólo cuatro meses sus pronósticos de crecimiento para las tres mayores economías latinoamericanas -Brasil, Argentina y México- para este año y el próximo, según una proyección publicada este jueves.

El aumento del PIB en 2019 se mantiene en el 0,87%, calcula Focus

OCDE (Foto: Pixabay)
OCDE (Foto: Pixabay)

La OCDE ha reducido sus previsiones de crecimiento para Brasil y Argentina, las dos mayores economías de América del Sur, en 0,6 puntos porcentuales o más para 2019 y 2020.

En Brasil, la entidad espera una recuperación gradual, de una expansión del 0,8% este año, a cerca del 1,75% en 2020, debido a una caída de los tipos de interés reales que apoyan el consumo privado.

En el caso de Argentina, las perspectivas se deterioraron significativamente debido a la depreciación del peso y a la imposición de controles de capital. Se espera una contracción económica del 2,7% en 2019 y del 1,8% en 2020.

Anuncios

“La incertidumbre política es alta y la inflación ha vuelto a aumentar. Se espera que la producción se contraiga bruscamente a finales de 2019 y principios de 2020”, dice el informe.

“Después de las elecciones de octubre, el próximo gobierno argentino tendrá que revelar en detalle sus planes de políticas macro económicas que ayudarán a recuperar la confianza y asegurar la estabilidad”, agrega el texto.

Anuncios

Para México, después de una expansión de 0,5 por ciento este año, la previsión para el próximo año es de 1,5 por ciento, debido a factores de corto plazo como huelgas e incertidumbres políticas.

En cuanto a la economía mundial, debería tener en 2019 su menor crecimiento en 10 años, según la entidad.

La OCDE ha reducido sus estimaciones de crecimiento para casi todos los países que supervisa y predice que el producto interno bruto (PIB, conjunto de bienes y servicios producidos a lo largo de un año) mundial se expandirá sólo un 2,9%, el más bajo en una década.

La organización atribuye el débil crecimiento global a la intensificación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y al aumento del proteccionismo entre los principales países del mundo.