Impacto de crecimiento mundial debido al coronavirus

Los debates sobre la situación de la economía mundial se centran en el probable impacto de esto en el crecimiento mundial de la nueva epidemia de coronavirus y el posible efecto positivo de la tregua reflejada en el acuerdo comercial de la “Fase 1” entre China y la India. Aunque la mayoría de las infecciones y muertes confirmadas por el virus se han limitado a China (donde las cifras en el momento de redactar este informe superaban las 37.000 y 800, respectivamente), el papel que desempeña el país en el impulso del crecimiento mundial ha aumentado la preocupación de que los efectos adversos de la epidemia en la economía de China se extiendan por todo el mundo.

Por otra parte, el acuerdo comercial entre los Estados Unidos y China, si bien es parcial y limitado, se ve con buenos ojos debido a las señales positivas que envía con respecto al crecimiento del comercio mundial.

impacto de esto en el crecimiento mundial (Foto: Pixabay)
impacto de esto en el crecimiento mundial (Foto: Pixabay)

Si bien estas evaluaciones son válidas, se desvían de un aspecto más preocupante de los resultados económicos mundiales, que es el hecho de que la baja tasa de crecimiento mundial que siguió a la gran recesión -desencadenada por la crisis financiera mundial de 2008- sigue siendo una realidad.

La economía mundial aún no ha tomado la senda de una recuperación robusta. Los resultados económicos indiferentes de los Estados Unidos, la persistencia de la crisis en Europa y el Japón y la desaceleración del crecimiento en China y la India se han combinado para limitar el crecimiento mundial. En ese sentido, la crisis que afecta a la economía mundial es muy anterior al choque del coronavirus.

Rendimiento global
Considere los EE.UU. Aunque el presidente Donald Trump decidió contrarrestar el pesimismo en la reciente reunión de la élite mundial en Davos, afirmando que bajo su supervisión la economía de los EE.UU. se ha recuperado con fuerza, surgieron noticias de que en la última mitad de 2019 la economía de los EE.UU. había crecido sólo un 2,1%, en comparación con el 3% que la Casa Blanca tiene como objetivo. Para todo el año 2019, el crecimiento se sitúa en el 2,3%, significativamente inferior al 2,9% registrado en 2018, lo que había encendido las esperanzas de una salida definitiva del bajo crecimiento.

Anuncios

Como muestra el gráfico 1, si hubo algún signo de recuperación en los Estados Unidos, éste fue visible en los primeros años posteriores a la crisis de 2008, cuando la intervención del Tesoro y la Reserva Federal restableció la solvencia del sistema financiero y proporcionó un estímulo. Pero esos signos pronto dieron paso a un largo período de crecimiento lento, que se ha convertido en la “nueva normalidad”.

Ahora está claro que en los años transcurridos desde la crisis, lo que realmente ha cambiado no es el rendimiento de la economía, sino el nivel de ambición oficial. El Presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, por ejemplo, justificó el hecho de no mover los tipos de interés en una primera reunión de examen en 2020 afirmando que la economía está “en un buen lugar”.

Anuncios

Lea más: Ideas de economía: lleve un diario con viñetas de dinero

Si bien el país que se esperaba que liderara una recuperación mundial está estancado en un bajo crecimiento, y posiblemente en un retroceso, el escenario en otros lugares es aún peor. En la Unión Europea, la crisis se intensificó con retraso (Gráfico 2), tomando la forma de una crisis de deuda soberana. Dado que Alemania también se ha visto afectada por una demanda mundial deprimida, el crecimiento se ha desacelerado bruscamente en los últimos trimestres. Si bien hubo algunos indicios de un retorno a tasas de crecimiento razonables en los trimestres que comenzaron a principios de 2014, esto no pudo sostenerse.

El desempeño del Japón ha sido desalentador. Las tasas de crecimiento trimestrales no sólo fueron volátiles sino que tocaron niveles cero o negativos en hasta 10 trimestres (Gráfico 3). Estas tendencias en los principales países desarrollados dejan claro que los lugares donde la crisis financiera fue más intensa aún no han superado los reveses económicos reales que desencadenó la primera.

El impacto de esto en el crecimiento mundial se ha visto agravado por la pérdida de impulso en China y la India. La percepción de que estas economías estaban desvinculadas del resto del mundo y que compensarían los malos o indiferentes resultados en otros lugares, ha resultado ser errónea. El crecimiento de ambas economías ha disminuido considerablemente en los últimos trimestres (gráfico 4), lo que ha dado lugar a que la economía mundial pase de un crecimiento moderado a uno bajo.